A los líderes… los que hacen que el cambio ocurra.

09/25/2018

Hoy quiero escribir una carta a todos esos líderes que tienen que gestionar el cambio en sus equipos y que a veces se sienten frustrados…

Todo empieza el día en el que, desde la estrategia, debemos tomar una decisión importante que nos quitará muchas horas de sueño. Pasamos por varias reuniones de equipo y días enteros analizando, y por fin decidimos implementar ese “cambio”; pues es lo mejor para el futuro de la compañía y, por supuesto, para todos los que trabajan en ella.

Ahí empieza el verdadero reto: comunicarlo a todos y lograr que entiendan que eso que va a suceder, es lo que más le conviene a la compañía. Quisiéramos que los colaboradores abracen el cambio y que tengan una actitud positiva ante este, para que así lo adopten y sigan adelante. Pero a veces nos encontramos con todo lo contrario.

Líder, no hablemos de gestionar el cambio, ya que la palabra “cambio” es demasiado pesada y profunda; realmente estamos disminuyendo el impacto de una decisión estratégica que moverá muchas emociones; lo mejor que puedes hacer,  es explicarle a toda la empresa qué los llevó a tomar esa decisión.

Conocí un líder que, cada vez que iban a implementar algo nuevo, redactaba una carta muy completa para no dejar ningún detalle por fuera. Además, se conectaba a través de la APP para que todos se enteraran y pudieran hacerle preguntas al respecto: una persona necesita recibir la información 7 veces para que la pueda asimilar.

No creamos que porque ya lo contamos una vez en un comité, donde seguro no todos estaban 100% conectados, la compañía recibió la información. Debemos incluir una agenda con varios canales activos de comunicación, donde no solo pensemos en los medios tradicionales. Acá viene un tema muy importante: queremos que al momento de transmitir la información las personas hagan preguntas y cuestionen, desde su rol, cómo los impactará ese cambio; pero resulta que, en muchas compañías, las personas no adoptan el cambio porque hay temor a preguntar, a hablar, y no existe una cultura orientada al feedback y a tener conversaciones directas.

No pretendas gestionar un cambio cuando nunca has gestionado de forma intencionada la cultura. Líder, si quieres que, al momento de hacer intervenciones importantes, los colaboradores se involucren con más facilidad, definitivamente el primer paso es intervenir la cultura. La cultura se interviene para que la compañía tenga claro su terreno de juego en el día a día y para que, cuando aparezcan los grandes retos, crisis o sacudidas de estrategias, sea muy claro para todos el camino a seguir y así no se haga de algo, aparentemente sencillo, un caos.

Por último, Líder, un consejo clave: gestionar de la mejor forma a los movilizadores o embajadores puede entregarte el mejor canal para difundir un cambio rápidamente, a través del contagio.

No dejemos en manos de terceros la responsabilidad que tenemos como compañía, permitamos que los terceros entren a sumar, a agregar valor y no a resolver lo que desde adentro no se ha resuelto en cabeza de los líderes.

Atentamente,

Anónimo apasionado por la cultura…