Conversando con el IE de los nuevos desafíos alrededor del aprendizaje y el mundo laboral.

06/04/2019

Esta semana, tuvimos la oportunidad de estar en una charla con el IE, institución educativa que se declara así misma como “Reinventing Higuer Education”, afirmando que forman líderes que promueven la innovación y el cambio en las organizaciones con enfoque global, carácter emprendedor y espíritu humanista.

Este propósito los ha llevado a estudiar el ser humano, sus comportamientos y los nuevos retos a los que nos enfrentamos desde la educación y el desarrollo profesional.

En esta charla, estuvo Teresa Martín Retortillo, y les quiero compartir 4 ideas que me quedaron de esta conversación, las cuales son un desafío y nos abre nuevas perspectivas organizacionales:

1. La Adaptabilidad: es la “nueva” competencia necesaria en las personas del hoy. Antes, una persona se destacaba por su IQ (Coeficiente intelectual), luego pasamos a hablar del EQ (Todo lo relacionado con la inteligencia emocional). Ahora, con la rapidez en la que va el mundo y las demandas del mercado, hay una capacidad a desarrollar: el AQ y es la habilidad de adaptarse, la cual radica en 3 grandes mundos:

  • La capacidad para aprender,no importa la edad; siempre debe ser una constante para avanzar, y a diferencia de lo que hemos creído últimamente, la memoria juega un papel fundamental. No es solo “Googlear” y listo.
  • Tener pensamiento crítico, preguntarse y entender el sentido de las cosas. Como decimos por ahí, no tragar entero.
  • Características emocionales como la resiliencia, flexibilidad y apertura… lo que implica retarse y no quedarse estancado en la zona de confort.

2. La capacidad de aprendizaje se ve como un iceberg: el conocimiento vs la actitud, y donde el propósito juega un papel importante: el para qué. Lo que se ve del Iceberg es el conocimiento, y lo que está debajo son las motivaciones y valores críticos para generar impacto. Hay que conocer y caminar por estos 2 mundos para lograr generar engagement en la ruta del aprendizaje.

3. Hoy hay una gran demanda alrededor de “los datos”. En los trabajos existentes, los cargos nuevos y que van en rápido crecimiento son, por ejemplo, científico de datos, ingeniero de datos, administrador de base de datos, líder en analítica de recurso humanos… hablamos que hoy alguien que sepa leer datos se diferencia y se vuelve relevante como alguien que hace ya varios años sabía hablar inglés. Leer datos se ha vuelto como una segunda lengua.

4. Finalmente, y sin desconocer el aspecto social de nuestra raza, estudios demuestran que tener buenas relaciones nos mantendrá más sanos y emocionalmente estables. Prima la calidad que la cantidad. (Harvard Study of Adult Development).

Estas ideas se nos vuelven desafíos en el entorno laboral:

  • Cómo mantener a nuestros colaboradores con esas ganas de seguir aprendiendo, no importa la edad ni el lugar.
  • Cómo identificamos las motivaciones para diseñar programas de formación, que no se basen sólo en adquirir conocimiento, sino que detrás de él haya un impacto.
  • Cómo potenciamos la habilidad de adaptación en estos tiempos de rapidez y cambio contínuo.
  • Cómo capacitamos a los colaboradores, para que no sólo las personas en áreas que tengan que ver con datos sean los únicos que tengan esta mirada, sino que sea cada vez más permee a diferentes niveles de la organización.
  • Cómo generar espacios sociales en los entornos laborales para generar cercanía, y así tener equipos más sanos y cohesionados.