Del pensar al hacer

02/23/2017

Cualquier proceso de cultura procura empoderar a las personas para que sea una co-creación más desde el ser que desde el hacer.

Es en las personas que surgen las grandes ideas, son ellos quienes hacen que las organizaciones sean seres vivos. Es por eso que fomentar el trabajo colaborativo es fundamental para lograr un mejor entendimiento entre todos quienes hacen parte de las empresas.

Inspirar a las personas más desde el ser para que lo que hagan vaya de la mano de un propósito.

El Maker Movement es una tendencia mundial que ha logrado empoderar a las personas de la tecnología y la innovación para crear sus propios productos.

Grandes inventos han surgido cuando menos lo esperan sus creadores, de aquellos con mentes ingeniosas que se atrevieron a pensar diferente y a ir más allá, pero sobre todo de esos que se arriesgaron a pasar de la idea a la acción, a materilizar lo que la imaginación les dictaba.

Ese es el principio de la tendencia que está redefiniendo la relación de la sociedad con la tecnología, en la que las innovaciones tecnológicas ya no son creadas únicamente por las grandes compañías, pues según este movimiento, cada persona cuenta hoy con las herramientas para crear sus propios productos.
Aunque este movimiento está relacionado con el DIY (Do It Yourself: Hazlo Tu Mismo), va en pro del trabajo colaborativo y en equipo, la obtención y producción de conocimiento en comunidad y la anulación del individualismo, en otras palabras el DIWO (Do It With Others: Hazlo Con Otros).

Alrededor de esta tendencia existen diversas comunidades, aplicaciones y herramientas para crear y potenciar la creatividad y el trabajo colaborativo. Por ejemplo, Quirkly, una plataforma que maximiza el poder creativo de las personas uniéndolas en una comunidad y permitiéndoles desarrollar sus talentos inventivos con personas de diferentes partes del mundo. Luego estas ideas son revisadas por un panel de expertos en tecnología y desarrollo de productos aprobando dos proyectos semanales que se realizan y se llevan al mercado.

Este movimiento es un modelo que evidencia la colaboración que podemos vivir hoy en día gracias a la tecnología y cómo ésta nos permite estar más cerca unos de otros. Ahora bien, ¿cómo se logra ser un ‘maker’? En principio todos podemos serlo, solo tenemos que despertar la creatividad, educarnos y trabajar en comunidad, pasando del pensar al hacer.