El equilibrio vida trabajo no existe.

07/14/2017

Hablemos claro, es normal escuchar que como personas debemos encontrar el equilibrio entre la vida y nuestro trabajo, pero NO CREEMOS en esto, seamos honestos, el concepto de separar tu vida profesional de tu vida personal es una forma usual de engañarnos, no tenemos una doble vida, ni un ¨affair¨ con nuestro trabajo, el equilibrio que buscamos lo necesitamos es como personas, no como profesionales.

Sí no todo en la vida es trabajo, en eso estamos de acuerdo, pero no existen los lugares mágicos, hay que trabajar, y el trabajo cuesta, es un reto constante, el trabajo puede ser frustrante y estresante, y es normal que ese tipo de cosas desmotivan, pero también es la realidad, el punto está en saber por qué y para qué lo hacemos. ¿Cuál es el objetivo por el que te despiertas y vas a trabajar cada día?, ¿Lo tienes claro? porque eres tú quien necesita responderse estas preguntas.

No creemos en que la vida y el trabajo van por separado, no creemos que una persona se ponga un uniforme de empleado los lunes, porque el trabajo hace parte de la vida, de su desarrollo y de su ejecución, no creemos que haya que adoptar una postura para la vida de lunes a viernes ni de 8 a 6, porque la vida y el trabajo simplemente no deben verse como agua y aceite.

Sí, organice sus prioridades, sí, sepa que cada cosa tiene su lugar y que hay prioridades, organice su vida de tal manera en que pueda ocuparse de sus necesidades, pero no cometa el error de creer que la felicidad está al final de la semana, ni en una playa durante las vacaciones, la alegría no crece en las palmeras y su balance está en sus manos.

Simon Sinek ha calificado esto como la gratificación instantánea, generaciones y personas que no sienten recompensa en descubrir su camino, en encontrar la forma de hacer funcionar las cosas, que no ve como necesaria o importante el esfuerzo que se requiere para encontrar el significado y valor de su trabajo, ni el recorrido, lo importante es la meta, el reconocimiento y hacerlo rápido…

Seamos honestos, todo trabajo requiere de sacrificios, simples como madrugar, sentirse cansado algunos días, y en casos puntuales y extremos trasnochar o trabajar algún fin de semana, y sí, no decimos que sea fácil, pero es que trabajar cuesta, es que hay que esforzarse, y el futuro se elabora con base en ellos.

Así que no te angusties si escuchas a alguien decirte que renuncia porque no encuentra equilibrio en tu empresa, o si estás pensando en renunciar porque sientes que el tiempo no da abasto… tómate un tiempo y pregúntale a la persona o pregúntate a ti mismo, qué necesitas para superar esa crisis y analiza la respuesta, ahora pregúntate, qué puedes hacer tú para que las cosas funcionen… si la respuesta es nada, es porque no existe una conexión con el cargo, con la organización ni su propósito, y ente caso  esa es la mejor opción para ti y para la empresa, vete y déjalo ir.

Recuerda la respuesta y el equilibrio está en tus decisiones, el balance solo lo podemos encontrar a nivel personal y dependerá en gran medida de nuestra motivación, nuestra visión y sobretodo nuestro propósito.