Enfoquémonos en lo bueno que hace nuestra gente

11/05/2019

Cuando hablamos de gestionar la cultura, hay un punto fundamental y es conocer quiénes hacen parte de los equipos de trabajo, y cuando hablo de conocer no es solo si es muy bueno en lo que hace sino qué tipo de persona es. Sí, entender qué tipo de persona es, qué cualidades, fortalezas, talentos trae a la organización que contribuyen además al logro de los objetivos. Primero somos personas, luego profesionales. 

Para profundizar un poco en este tema de las fortalezas, quiero empezar definiendo la pisocología positiva: 

La Psicología positiva es el estudio científico del funcionamiento humano positivo y el florecimiento en múltiples niveles que incluye las dimensiones biológica, personal, relacional, institucional, cultural y global de la vida.” se encarga de estudiar las bases del bienestar psicológico y de la felicidad, así como de las fortalezas y virtudes humanas.”*

Cuando logramos enfocarnos en las fortalezas de los colaboradores en las organizaciones, logramos equipos de alto desempeño, equipos alineados, capaces de reconocer en el otro lo que hace bien para complementarse, son equipos que en su mayoría tienen claro el propósito y su contribución individual a este. 

Tradicionalmente, la psicología ha dedicado mucho esfuerzo a estudiar los aspectos negativos y patológicos del ser humano (ansiedadestrésdepresión, etc.), dejando de enfocarse en el estudio de aspectos positivos, como la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría, la felicidad, la resiliencia, etc.”*

Lo anterior nos hace aun más conscientes que cuando el enfoque es desde lo positivo, las personas se conectan más con las empresas y quieren aún más pertenecer a ellas. 

Uno de los factores de éxito en las organizaciones para tener equipos motivados y comprometidos es cuando los colaboradores son reconocidos de forma personalizada por lo “bueno que hacen” lo que aportan desde su esencia, desde su forma de ser. 

Cuando en los equipos de trabajo el enfoque es desde la pérdida, lo que no se tiene, lo que carece el otro o se atropella a alguien constantemente porque no hace algo bien, claramente este equipo está destinado a no lograr los resultados y tener colaboradores desmotivados. Ojo, no es que todo siempre esté bien, hay que exigir pero enfocándose en las fortalezas del otro, y recuerden “no ponga a una persona donde no va a brillar”. 

Está comprobado científicamente que las personas brillan más y se motivan más cuando son RECONOCIDAS por lo bueno que hacen. Por eso cuando escogemos una persona para hacer parte de una compañía, no puede ser solamente porque es muy bueno técnicamente para el puesto, preguntémosnos qué viene a entregarle a la organización, qué regalos trae, en cuanto a sus talentos, sus fortalezas; en momentos de crisis esta parte es la que hace que nos reiventemos y salgamos de ella, nos lleva a pensar diferente. 

**Seligman, Martin E. P.; Csikszentmihalyi, Mihaly (2000). 

#CarameloEsCooltura