Guía práctica para desmotivar a tus colaboradores

10/08/2018

Trabajar en la cultura de la organización debe ser una responsabilidad de todos los colaboradores, empezando por los líderes, quienes son los primeros llamados a gestionarla y a dar ejemplo a su equipo de trabajo.

Pero en el día a día hay ciertos comportamientos que pueden llegar a afectar el clima laboral e incluso, la motivación de los colaboradores. Según cifras de Forbes, la falta de motivación cuestan a las compañías estadounidenses unos 250.000 millones de dólares al año.

Hablemos de cuatro “problemas” que fácilmente desmotivan a los colaboradores y de sus posibles soluciones desde la cultura.

1. La confianza: es común que algunos líderes quieran reservarse ciertos temas con el equipo de trabajo, pero debemos ser conscientes que entre más confianza se genera más motivación habrá, pues los colaboradores sentirán que sus opiniones son tenidas en cuenta y que el rol de cada uno suma en las decisiones que se toma.

Está claro que hay información clasificada o hay decisiones que le competen solo al líder, pero es importante hablar con el equipo de trabajo honestamente: recuerde que la solución a un problema o las mejoras en los procesos pueden estar en la cabeza de cualquier colaborador.

2. Comunicación: si hay algún problema con tu equipo de trabajo, háblalo; si hay alguna situación incómoda, háblalo; si algo no está funcionando bien, háblalo; pero nunca enfrentes a tu equipo ni los pongas en una situación incómoda de “decirse las cosas en la cara”.

No hay nada más valioso que una conversación valiente, donde se pueda decir lo bueno y los aspectos por mejorar pero de la manera más respetuosa. Fomenta en tu equipo de trabajo los espacios de conversaciones: crea rituales, escucha lo que los demás tienen para decir, invítalos a tener conversaciones con sus compañeros que trascienden lo transaccional.

Recuerda: conversar es una herramienta transformadora y un líder se reconoce por las conversaciones que tiene”

3. Feedback: según cifras de Bain & Company, el 35% de los colaboradores se sienten desmotivados al no recibir ningún tipo de retroalimentación por parte de sus jefes ¿por qué? porque sienten que no hay confianza y que su trabajo no está siendo valorado.

Es importante que los líderes generen espacios tanto para dar como para recibir feedback, entender qué está pasando con su equipo de trabajo, qué oportunidades de mejoras en los procesos se pueden implementar o simplemente, felicitar al equipo de trabajo su trabajo en la organización. 

4. Beneficios: las empresas más exitosas de hoy en día son aquellas que piensan en sus colaboradores y crean ciertos programas de beneficios para ellos: flexibilidad laboral, home office, celebración de fechas especiales, actividades recreativas en familia, programas de educación contínua, foros de lectura, deporte, actividades de responsabilidad social, entre otros.

Estar pendientes del reloj, pasar por alto fechas especiales, no promover el trabajo colaborativo o no fomentar el equilibrio mente y cuerpo hará que los colaboradores trabajen desmotivados y no se preocupen por dar esa milla extra en cada tarea.

En conclusión: un empleado motivado es un empleado productivo y este esfuerzo constante se verá reflejado en un alto rendimiento, una voluntad de respaldar a los líderes y el fuerte deseo de ser una pieza importante en el día a día de la organización y de permanecer en ella.