¿Hace cuánto tiempo hablamos de cultura y de tenerla como una ventaja competitiva?

02/25/2019

Les quiero contar una historia…

¿Ustedes sabían que el tema de cultura organizacional hace parte del management moderno hace apenas tres décadas? 

A principios de los años 80 las diferencias de productividad entre el modelo de gestión empresarial norteamericano y el de la industria japonesa despertó el interés por la cultura organizacional: 

El liderazgo japonés se diferenció por incluir en su cultura a las personas, sus comportamientos, las formas de hacer las cosas y de relacionarse con los demás, esto comenzó a mostrar un incremento de la calidad y funcionalidad de sus productos y servicios, por esto, se convirtió en un tema de interés para varios investigadores quienes decidieron estudiarla como un activo estratégico relevante en el desempeño de las organizaciones.

Este estudio permitió conocer las prácticas directivas de las empresas japonesas y los principios propios de la cultura; gracias a esto, los investigadores vieron la oportunidad de transferir todo el conocimiento a las empresas norteamericanas y así movilizarlas hacia mejores resultados. 

A partir de estos primeros estudios, se incrementó el interés por el estudio de la cultura para entender mejor el comportamiento de las organizaciones y la posibilidad de efectuar intervenciones intencionadas sobre la misma. 

El tema empezó a instalarse en las agendas de los directivos en la década del 90 y se comenzó a detectar la intervención cultural como una oportunidad para agregar valor y establecer ventajas competitivas. 

Recientemente, grandes éxitos y fracasos de importantes compañías han sido atribuibles a la cultura y hoy en día las fusiones y adquisiciones también han dado lugar a estudiar rigurosamente las culturas de estas compañías que se unen y se convierten en una sola. 

El tema de cultura organizacional es un tema relativamente nuevo y diferenciador en las compañías, por lo que gestionarla de forma intencionada, articulada y disruptiva, impacta directamente la productividad de la compañía.