La cultura no siempre es la responsable

01/29/2018

En varias ocasiones nos encontramos con compañías que quieren potenciar su cultura, y una de las inquietudes mas frecuentes es, cómo hacer que la gente de la milla de más. Incluso hay empresas donde el sentido de orgullo y pertenencia es muy alto pero esto no es suficiente para alcanzar los logros.

Cuando queremos construir un entorno donde el compromiso se evidencie en esa gran meta cada año debemos tener en cuenta un punto fundamental: Queremos resultados extraordinarios y en la mayorías de los casos, los colaboradores, no saben donde están parados.

Un presidente nos dijo alguna vez, “Dime como me mides y te diré como lo hago”.

Hoy la invitación es en primer lugar, a tener la estrategia clara y definida. Pero además que cada uno entienda que rol juega dentro de esa estrategia: es decir, conocer y entender sus metas.

Una vez tengamos clara la dirección, empieza un fuerte trabajo de cultura. Recuerdan la famosa anécdota“Cuando Napoleón estaba reunido con sus generales en un gran salón de París, estaba haciendo estrategia. Pero lograr que un millón de hombres marcharan  a Moscú, en condiciones climáticas adversas, eso eracultura.”

Cuando tengamos claras las reglas de juego y donde juega cada uno, podemos hacer un proceso de cultura que permita construir un entorno de feedback y reconocimiento, que bien gestionados, pueden potenciar los tan anhelados resultados extraordinarios. Para nosotros ha sido un gran reto poder evidenciar como a través de un proceso de cultura entorno al reconocimiento y  la retroalimentación alineado con un sistema de desempeño claro y coherente se han potenciado los resultados de la compañía y el terreno queda fértil para seguir trabajando cultura con la conciencia de que la cultura  empieza por cada uno.