Las metáforas en la cultura

01/28/2020

Un día  una persona te pregunta y…. ¿Qué es cultura organizacional?

Y piensas algunos segundos y le respondes diciendo que cultura son los comportamientos, formas, hábitos y acciones que se viven en el día a día y definen un colectivo social. Depronto miras a esa persona y sin pestañear hace una señal de entendido, pero sus gestos nos aseguran que no entendió absolutamente nada.

La miras y le dices: sabes qué, te lo voy a explicar de otra forma: imagínate que estamos diseñando una aventura de subir una montaña, estrategia es tener claro que vas para esa montaña y que quieres llegar a la cima de la misma, cultura es lo que necesitas que tenga el equipo para lograr cumplir esa meta, y cuando te digo “lo que necesitas que la gente tenga”, no es solo desde sus capacidades, es también los elementos y las dinámicas de ese equipo.

La cultura cobra relevancia cuando te das cuenta que si la gestionas en la dirección adecuada, lograrás cumplir las metas que te trazaste en tu planeación. Volviendo a la montaña ¿te queda más claro? pues volvamos a las metáforas, porque son ellas las que nos permiten que las personas entiendan, que logren recibir de forma más efectiva un mensaje.

Pareciera que las metáforas son ideales para los niños, pero la verdad es que esto no es un tema emocional o de edad, es un tema de biología: el cerebro recibe de forma fácil y práctica los mensajes que le permiten generar conexiones internas para procesar la información de forma más eficiente.

Pero lo mejor  es que hablar de metáforas no es un tema de forma. Los grandes maestros han usado el lenguaje en forma de parábolas, alegorías, historias todas repletas de metáforas para provocar una mejor comprensión de sus discípulos y facilitar el aprendizaje porque estas expresiones metafóricas suelen ser más duraderas y permanentes en la memoria de los oyentes.

Es más fácil recordar un cuento con el cual la persona se puede asociar, que datos fríos sin conexión ni relación.

La palabra metáfora tiene sus raíces en el griego que significa “llevar más allá”. Se trata de llevar la palabra de un sentido concreto a un significado abstracto o simbólico. Normalmente se hace una comparación entre dos cosas que aparentemente no tienen relación, sin embargo se crea un vínculo, como puede ser “labios de rubí”. 

La metáfora se manifiesta como una entidad que impregna el lenguaje cotidiano y se instaura como un dispositivo válido para entender concepciones, realizar razonamientos abstractos y estructurar un campo de significado y de experiencia emergente. De ahí, la importancia que asume en el ámbito tecnológico y en el de la comunicación electrónica y corporativa. En otras palabras, cuando nos encontramos frente a nociones complejas y frente a situaciones nuevas que no se hallan claramente ubicadas en nuestro universo de sentido y de significación, se torna imprescindible captarlas mediante conocimientos que distinguimos con mayor claridad.

Mientras más sencilla sea la metáfora, más fácil será de entender y el consciente la captará mejor. Las metáforas comunican de forma indirecta y resulta ser una de las herramientas más poderosas para transmitir mensajes profundos para generar flexibilidad y liberar capacidades dormidas.

Así que si las metáforas funcionan ¿Por qué no aplicarlas en el ámbito organizacional a veces explicado tan complejo por algunos? La cultura se vive en el día a día y hace parte de los comportamientos: Pero si queremos que todos la vivan y tengan clara será vital expresarla de la mejor forma.

Así que….. Camarón que se duerme se lo lleva la corriente…..Mientras más claro sea el lenguaje en tu compañía, más fácil remarán todos al mismo lugar.

¡Que vivan las metáforas!.

 

#CarameloEsCooltura