Líderes ambidiestros

08/17/2018

Para iniciar este artículo, proponemos un ejercicio:

Tome un papel y algo con qué escribir. Escoja una frase cualquiera y escríbala en la parte superior de la hoja. Fácil, ¿no?

Ahora, con la mano contraria, escriba nuevamente esa misma frase. Ya se hace un poco más complejo, lleva más tiempo y esfuerzo seguramente.

Pocas personas tienen la habilidad para escribir igual de bien con ambas manos.

Comenzando con esta analogía, vemos 2 frentes de un líder, que debe desarrollar y tener en balance para el desarrollo apropiado de sus equipos: Las 2 R, que cuando decimos que un líder maneja las 2, es ambidiestro.

caramelo-escaso

¿Cuáles son esas 2 R?

Relaciones y Resultados, 2 aspectos que siempre están en la agenda de un líder. Normalmente al igual que con las manos, algunos tienen mejor desarrollada una que otra, por su estilo de pensamiento y/o formación. Una la hacen de forma natural, y otra les costará más esfuerzo… pero ambas vitales para el acompañamiento de los equipos.

Hablemos de los resultados. Estamos en las organizaciones para obtener resultados. No estamos para hacer esfuerzos, estamos para lograr metas y alcanzar retos. Aquí es la primera clave de cómo un líder lleva a su equipo por este camino que dicta la estrategia corporativa, y cómo los motiva y alinea para cumplirla desde el rol de cada uno. Pero, ¿qué pasa con líderes que sólo tienen este enfoque? Se quedan en lo transaccional y su equipo sólo será cumplidor de tareas.

Ahora, toquemos el tema de las relaciones. Estas son vitales en el papel de un líder: acercarse a su equipo, conversar, escuchar sus expectativas, conocerlos desde otro ámbito que no sea sólo el laboral. Pero un líder sólo de relaciones, sin motivación para su equipo a lograr las metas, se queda sólo allí.

Hoy hay un llamado a ser líderes ambidiestros, que encuentren un balance entre estas 2 R: los grandes líderes se destacan por los resultados obtenidos, pero tambien cómo fueron obtenidos esos resultados. La cuestión es que la forma cómo se decide y actúa, y cómo se desarrolla una forma de comunicarse eficazmente y desarrollando una visión convincente para garantizar la obtención de mejores resultados. Relaciones y Resultados… dónde ese “y” juega un papel muy importante. No hay que escoger, desde el liderazgo se deben desarrollar las 2.

Y con esto, es dónde organizacionalmente encontramos cómo la cultura, y las formas de relacionarse al interior de las compañía, apalancan la estrategia corporativa. Relaciones y Resultados. Entendiendo hacia dónde vamos y las metas, pero sin desconocer cómo debemos ir y el camino.

Relaciones y Resultados.