Los 2 secretos de la productividad

11/20/2018

Siempre que trabajamos en cultura, nos preguntamos cómo aquellas acciones o actividades que realizamos impactan en la productividad y los resultados de la compañía. Y la respuesta es más sencilla de lo que creemos: en primer lugar, la compañía debe enfocar sus esfuerzos en generar bienestar, entendiendo este como sentirse bien mientras se vive con propósito, debido a que esto lleva a elevar el engagement de los colaboradores, es decir, genera una conexión profunda y un sentido de propósito de estos con la compañía; esto se traduce en energía extra y compromiso. Y son este tipo de colaboradores los que queremos tener en las organizaciones, comprometidos, que se sientan socios y que por consiguiente impacten positivamente en los logros de las compañías.  

Se generan ambientes de bienestar en las organizaciones cuando se crean espacios de conversaciones entre colaboradores y líderes, cuando las personas se sienten apoyadas y comprendidas por la organización, cuando hay empoderamiento, cuando hay participación en la toma de decisiones, cuando hay coherencia en lo que se declara y se vive, cuando hay conexión con los valores, cuando hay apoyo de los líderes hacia sus colaboradores y cuando los colaboradores pueden vivir un buen ambiente laboral.

Uno de los factores críticos para generar bienestar y, por ende, una cultura positiva, es la confianza. La confianza es la base para que los colaboradores se sientan tranquilos física y emocionalmente en el trabajo. La confianza permite una mejor comunicación, relación y conexión de los colaboradores con la empresa y viceversa.

Es importante mencionar que los líderes juegan un papel crítico en la creación de culturas que soporten el engagement del colaborador. Los líderes representan hasta un 70% de las causas de variación de dicho engagement. Es por esto, que son los líderes los responsables de la salud de la organización y deben estar alineados con los principios, haciendo, con su ejemplo, que la cultura logre llegar a todos los niveles.

Si queremos que los colaboradores aumenten el engagement, es fundamental generar ambientes de bienestar, y no estamos hablando de salir a las 3 de la tarde, de un día extra por el cumpleaños o de un regalo por vender más; estamos hablando de bienestar, de sentirse bien, de sentirse parte de un equipo, con tranquilidad mental, física y emocional. Estamos hablando de conversar más, confiar más, empoderar más, de generar relaciones de largo plazo, donde el colaborador dé el todo por el todo por su empresa porque se siente parte de la misma y, más que eso, siente que es una pieza clave.