¿Medir ventas o talento? el gran reto organizacional

07/13/2018

Existe un recurso muy importante y a la vez, muy escaso en las organizaciones: el capital humano. Hoy en día, las empresas se han preocupado más por mejorar los indicadores de ventas que los indicadores de los colaboradores. 

Hay varios aspectos que intervienen en el proceso de cuidar el talento, que van desde la forma cómo se mide a los colaboradores, la retroalimentación, el empoderamiento y hasta los espacios de trabajo y beneficios que se ofrecen.

caramelo-escaso

Medir a los colaboradores no se traduce solamente en saber si es bueno o no, si cumple con los objetivos del cargo o no, pues se han creado otras características más importantes que se deben tener en cuenta: medirlos significa conocer sus talentos, sus fortalezas, debilidades y motivaciones.

Según Bain & Company, cuando las organizaciones logran que sus colaboradores marquen la diferencia por su buen desempeño y se destaquen, es porque han hecho un proceso de retención y potencialización del talento, que se traduce finalmente en conocerlos y reconocer su trabajo (solo el 14% de las empresas logran esa retención y potencialización).

Los jefes de las organizaciones deben convertirse en líderes de experiencias y, para cuidar al colaborador, deben tener en cuenta que los nuevos profesionales van más allá de un sueldo alto y que aspectos como un buen clima laboral, flexibilidad, confianza y empoderamiento pesan más en el proceso de retención del talento. 

caramelo-escaso

Con los retos que se presentan día a día, las empresas deben contar con colaboradores comprometidos y profesionales que sean leales al propósito y a la estrategia, además, que estén dispuestos a repensar e innovar cada proceso todos los días si es necesario. 

Los colaboradores “inspirados” pueden llegar a ser tres veces más productivos que sus colegas insatisfechos y si lo que queremos es aumentar la productividad, e incluso, los indicadores de ventas, deberíamos preocuparnos más por tener un equipo de trabajo motivado, comprometido y satisfecho con su rol dentro de la organización.