Para transformar empresas debemos transformar personas.

04/02/2019

Es curioso como hoy en día las empresas, en cabeza de sus líderes, siguen pensando que el éxito de la misma se basa en la digitalización cuando quieren innovar piensan en digital y cuando quieren diferenciarse de la competencia dicen “necesitamos digitalizarnos”.

No, la respuesta no es lo digital: para innovar y ser mejores hay que transformar personas no recursos.

¿Suena poco lógico? resulta ser que la transformación de una empresa no tiene como fin único la digitalización, pues antes que esto suceda hay varios factores iguales de importantes que deben ser tenidos en cuenta.

La transformación exige actitudes de cambio y de adaptación: recordemos que antes de sumar debimos aprender los números y es esto mismo lo que pasa con la tecnología, primero debes formar a tus colaboradores antes de hacer una gran inversión en maquinaria o softwares.

“La verdadera transformación es una oportunidad de combinar buenas prácticas, nuevas técnicas y habilidades”.

Hace poco leí una frase que me llamó la atención “para ser competitivos hay que ser competentes” y aunque está claro que hay un desafío cultural, las organizaciones deben implementar el chip de la cultura digital y formar a las personas en competencias digitales necesarias para que los mismo negocios se puedan transformar.

“Solo con profesionales competentes digitalmente podemos hablar de organizaciones  digitales competentes” y es por esto que insistimos en que antes de la tecnología están las personas”.

¿Qué hacer entonces frente a un proceso de transformación?

Las empresas deben ser conscientes que lo digital no necesariamente es tecnológico y que en algunas ocasiones se debe tener una visión clara, una estrategia definida, una cultura alineada y unos procesos diseñados para que todo el proceso de transformación funcione según las necesidades.

También es importante el tema de competencias: forma a tu equipo con las competencias necesarias, hoy en día hablamos de gestión de la información, medición, analítica, trabajo en red, visión estratégica y aprendizaje continuo; son estas las competencias que se deben desarrollar, las que deben investigar y las que se deben exigir entre los colaboradores si una empresa quiere “sumarse” a la transformación.

La digitalización está transformando la sociedad generando nuevos retos y oportunidades de negocio; estos cambios permiten que las organizaciones mejoren sus modelos de comunicación, gestión de la información y más importante aún, sus procesos de captación y retención del talento porque la clave está en adaptarse a este mundo tan cambiante con profesionales capaces de movilizarse hacia el cambio adaptándose, aprendiendo, reaprendiendo, evolucionando y avanzando. En resumidas cuentas: las organizaciones y profesionales deben ver la transformación digital como una gran fuente de oportunidades.

“Liderar en red, de manera distribuida exige saber fomentar, impulsar y facilitar el uso de herramientas digitales por parte del equipo que faciliten la comunicación y la circulación de información y conocimiento. El liderazgo digital presupone haber desarrollado las competencias de gestión de la información , comunicación digital  y trabajo en red”.