Ser o no ser auténtico, ahí está el problema

10/13/2017

En días pasados tuvimos la oportunidad de estar con Sean Kelly de Snack Nation en San Francisco.

Nos detendremos en un punto de este interesante encuentro: La autenticidad como eje central de su cultura.

Una vez te das cuenta que lo verdaderamente importante en las compañías son las personas y como éstas viven las relaciones, sigue un reto  que nos cuesta mucho más y es convencer a las personas de ser auténticas. La autenticidad nos permite mostrarnos como somos, con lo que traemos, la historia. Hoy las entrevistas deberían ser más auténticas y menos corporativas. La autenticidad no es lo que tenemos que hacer, es lo que queremos crear. Cuando logramos que las personas de nuestro equipo sean auténticas elevamos el nivel de confianza y tenemos claro con que contamos y con que definitivamente no contamos, sin pretensiones, con humildad. Esta frase solo la entienden quienes se toman el trabajo de conocer a los demás: “las únicas personas normales son las que no conocemos” todos tenemos nuestro sello que nos permite ser quien somos y llegar donde queremos llegar. Mientras más sinceros con nosotros mismos más nos creerán, más lejos llegaremos. Porque ser auténticos es solo una muestra de valentía y sinceridad. Pretender ser algo que no tenemos en nuestro ADN nos frustrará. Permite que las personas que te rodean sean auténticas y revisa si tu estás viviendo de forma auténtica.

El reto está en construir cultura donde un mismo propósito nos alinea pero permite a cada uno SER. SER AUTÉNTICO