Storytelling como medio para compartir conocimiento Parte 1 de 4.

03/03/2017

“Aquel que cuenta historias, dominará el mundo” (proverbio de los Indios Hopi).

En Invictus la película basada en el libro que John Carlin escribió sobre Nelson Mandela, se narra una aleccionadora historia sobre la inteligente decisión que tomó el recientemente fallecido líder sudafricano para evitar perder conocimiento. Para sorpresa de todo el mundo, al día siguiente de tomar posesión como primer presidente negro de Sudáfrica, solicitó a varios de los colaboradores del gobierno saliente (defensor del apartheid), lo siguiente: “Mire, nosotros procedemos del campo. No sabemos cómo administrar un organismo tan complejo como la presidencia de Sudáfrica. Necesitamos la ayuda de personas experimentadas como usted. Le pido, por favor, que permanezca en su puesto”. Se calcula que en EEUU, cada día se jubilan 10.000 trabajadores. Sabemos que no es posible impedir que las personas abandonen las organizaciones pero si es factible anticiparse y aminorar el impacto de dicha pérdida. Uno de los mecanismos más sencillos es utilizando las historias para compartir conocimiento.

El martes 17 de febrero de 2009, alrededor de las 17:15 horas, Emma Velasco de dos años de edad, hija menor del Ministro de Hacienda y de una conocida presentadora de televisión, cayó en la piscina de una casa de veraneo y comenzó a ahogarse. Varios minutos después, su Nana percatándose de la situación, saltó a la piscina para rescatarla y trató de reanimarla aplicándole primeros auxilios. Tras unos momentos de gran confusión, la pequeña fue trasladada finalmente a un hospital donde ingresó en estado grave por asfixia por inmersión. La noticia acaparó la atención de todos los medios de comunicación y conmocionó al país entero. Emma pasó varios días en la UCI debatiéndose entre la vida y la muerte mientras sus angustiados padres recibían innumerables muestras de cariño y apoyo. Al cabo de unos días de gran tensión, Emma se recuperó y salvó la vida.

Si pregunto a 100 personas al azar qué entienden por Gestión del Conocimiento, un enorme porcentaje de ellas tendrá serias dificultades para responder. Por tanto, el primer problema que me toca enfrentar es ¿Cuánta gente está interesada y sabe lo que es la Gestión del Conocimiento? ¿Y cómo les explico en qué consiste y me aseguro de que me entiendan? Tenemos que convencernos de que en realidad, nadie nos escucha, cada cual se centra en sus propias preocupaciones y el tiempo es el bien más precioso y a la vez el más escaso. Las personas no necesitan más información sino que quieren encontrar soluciones a sus problemas. Después de impartir cientos de conferencias, he comprobado en carne propia que las personas tienen enormes problemas para recordar lo que escucharon y todo ese esfuerzo no tiene apenas impacto en sus acciones, sus decisiones y, en definitiva, en su trabajo.

Cuando debes presentar una idea, un producto, un proyecto, un concepto ante alguien, sea una sola persona o una audiencia, tienes que ser consciente de que dispones de escasos segundos para captar su interés y si no lo logras, no contarás con una segunda oportunidad. Si tu objetivo es impactar y conectar con alguien, no existe mejor vehículo que una buena historia. Las historias tienen la peculiaridad de conseguir captar la atención, involucrar y establecer vínculos entre quien la cuenta y quien escucha. Por esa razón, cuando tengo que hablar de Gestión del Conocimiento, la mejor estrategia posible es contar alguna historia como la de Emma que es, en realidad, un problema de Gestión del Conocimiento. ¿Por qué se ahogaba Emma? Evidentemente era por falta de conocimiento, ya que no sabe nadar. ¿Y por qué la Nana es capaz de salvarla? Porque ella si tiene conocimiento, sabe nadar, pero también sabe de primeros auxilios, detalle que tuvo gran importancia a la hora de salvar la vida de Emma y evitar que quedase con lesiones cerebrales permanentes. Si hubiese sido yo quien la salvara, el desenlace hubiese sido otro, ya que yo no tengo nociones de primeros auxilios. El conocimiento es aquella experiencia que te permite tomar decisiones y actuar, en definitiva, lo que te permite resolver problemas. Todo lo que haces depende del conocimiento que tienes y todo el conocimiento que tienes depende a su vez de lo que has aprendido a lo largo de tu vida.

Parte 1 de 4.

Javier Martínez Aldanondo
Gerente de Gestión del Conocimiento de Catenaria