Te reto a diseñar un momento memorable en tu trabajo.

10/31/2019

Hoy en día estamos a mil revoluciones, y nos hemos dado cuenta de la importancia de vivir en el aquí y en el ahora. Cada segundo se vuelve relevante (… o no) cuando sientes que estás viviendo tu propósito, compartiendo con personas que son importantes para ti y cuando sientes que estás dejando huella.

Esto aplica para la vida personal, y si que más para la profesional. Hoy vemos cómo, cada vez más, llegan nuevas generaciones a los entornos laborales a querer vivir su propósito, tener experiencias y dejar huella.

Y entonces, ¿Cómo nos estamos preparando como líderes de equipos y aún más como líderes de la experiencia del colaborador?

Estamos evidenciando como aprendizajes que están dentro de nuestras organizaciones desde áreas de mercadeo y experiencia de cliente, entregándoles momentos memorables, son 100% aplicables a la experiencia del colaborador… y ya todos hemos oído esta frase “cuida a tu equipo y ellos cuidarán tus clientes”. 

Nuestra primera píldora:

Los líderes de talento humano (desde nuestra visual cada vez más líderes de la experiencia del colaborador) que entiendan qué momentos únicos son importantes para sus empleados, pueden realizar inversiones más inteligentes con mayor impacto. Lograr pasar de momentos ordinarios a momentos memorables y extraordinarios, que dan gasolina para seguir entregándolo todo.

“Moments that Matter” como es conocido en inglés, se originó en la experiencia del cliente como “momentos de verdad” o puntos en el journey del cliente que promueven su lealtad y recompra. En Talento Humano, estos momentos importantes son los momentos que impactan la experiencia organizacional de un colaborador de manera más significativa a lo largo de su día, año y carrera.

Los momentos importantes pueden incluir cosas como el primer día en el trabajo, tener un hijo, ser ascendido, comprar una casa, dejar la empresa o cualquier otra cosa. Al centrarse en estos momentos, la organización puede ver a los colaboradores como individuos integrales con experiencias únicas en lugar de solo una visión de colaborador que están allí simplemente para hacer un trabajo.

Pasos simples para aproximarnos e identificar estos momentos y convertirlos en experiencia.

  1. Conversa con algunos de los colaboradores de tu compañía. Conversar es la clave para entender cuáles son los puntos de contacto de mayor impacto, además de tener un mayor entendimiento de por qué las personas valoran trabajar allí. 
  2. A partir de estas conversaciones, y teniendo clara la cultura de la compañía, define la propuesta de valor del empleado:  ¿Por qué debería trabajar con nosotros? 
  3. Diseña el ciclo de vida del colaborador en tu compañía. Mapea desde la entrevista inicial, hasta la posible salida de los colaboradores.
  4. ¡Dale vida! Ahora entendiendo qué momentos son importantes, la cultura que la compañía quiere promover y la propuesta de valor clara, crea una experiencia a través de  momentos memorables en cada punto de contacto. Que estas acciones queden estandarizadas y con responsables para gestionarlas.
  5. Mide resultados y redefine la experiencia si es el caso. 

Ten en cuenta lo siguiente:

-No estamos analizando cómo un colaborador “se siente” frente a su trabajo en la organización, pero cuidar la experiencia del empleado y entregarle momentos memorables será una consecuencia para que se sienta bien y valorado. 

-No es el compromiso del colaborador con la organización. También será una consecuencia. Esta experiencia es el medio. 

-No es marca empleadora para atraer a los profesionales.  La experiencia del colaborador trabaja las experiencias del día a día de un colaborador

-No son beneficios sociales ni fiestas. Tener fruta en la oficina o un lugar especial para café, tener un gimnasio y hacer actividades de cercanía es muy bueno, pero son solo algunas de las acciones que tienen cabida dentro de la experiencia del empleado, pero que luego del tiempo, se vuelven paisaje.

Y nunca lo perdamos de vista: la clave de una Experiencia de empleado positiva y memorable está en todos y cada uno de los colaboradores de la compañía, y si eres líder… más.

Ahora, piensa en un punto de contacto que tenga un colaborador y conviértelo en un momento memorable.

#CarameloEsCooltura