Tecnología + personas: la combinación que todas las empresas desean tener

12/27/2018

Cuando hablamos de tecnología en las empresas, muchos colaboradores sienten “pánico”, porque creen que pueden ser reemplazados por robots o por aplicaciones que harán mejor su trabajo, pero tenemos una noticia: la tecnología funciona solo si se pone al servicio de las personas.

Los expertos afirman que en 2030 habrán desaparecido entre 400 y 800 millones de empleos debido a la tecnología, los robots y la inteligencia artificial; sin embargo, las personas pueden cambiar la mentalidad y adoptar, como rutina innegociable, el aprendizaje continuo.

¿Qué es una mentalidad de aprendizaje continuo?

Es la capacidad de entender nuestro cerebro como un elemento que tiene un potencial infinito; esto nos permitirá tener, en todo momento, la capacidad y las ganas de aprender otros modos de hacer las cosas y de desarrollar nuevas habilidades.

La tecnología tiene tres beneficios: empodera, satisface y conecta, tres elementos que deben gestionar los líderes de hoy. Se trata de empoderar a sus colaboradores, satisfacer a sus clientes y conectar al equipo.

Según un informe de Tech@Work, donde participaron 2,000 personas de ocho países, los colaboradores están dispuestos a invertir tiempo en capacitaciones del uso de la tecnología, pero, la mala noticia es que las las empresas no están eligiendo las herramientas tecnológicas con base en las necesidades de sus empleados sino con base “en el mercado”.

Según el documento Technology and Future of Work, del Fondo Monetario Internacional, históricamente, las preocupaciones por el “desempleo tecnológico” son infundadas. Si bien hay una tendencia hacia la reducción de las horas laborales, no hay evidencia de un efecto negativo permanente de las nuevas tecnologías en la demanda general de empleos.**

El 88% de los colaboradores considera que la tecnología trabaja a su favor, los apoya en sus labores y les facilita la vida; es por esto que, en vez de hablar de pérdida de empleos, debemos referirnos a la migración del valor del trabajo.

¿Qué implica este cambio? Que las empresas que lo lideren sean aquellas que reconozcan, por un lado, que la fuerza laboral desea digitalizar tareas rutinarias para así liberar tiempo para tareas de mayor valor, y por otro lado, que la interacción personal y el toque humano siguen siendo importantes.

El Foro Económico Mundial estima que para 2022, más de la mitad de los empleados (54%) necesitará una capacitación significativa y que más de un tercio de ellos (35%) requerirá de un entrenamiento de por lo menos seis meses.

La forma en que trabajamos está ante una profunda transformación y el fenómeno de la automatización ha generado numerosos cuestionamientos. Actualmente, es imposible separar la tecnología de la experiencia laboral, pero lo que es fundamental es descubrir qué motiva a las empresas y a las personas a elegir, adoptar e implementar las herramientas más adecuadas para realizar sus funciones.

**Forbes México