Un propósito superior

03/02/2018

¿Para qué existe la empresa donde trabajo? Es la pregunta que deberíamos hacernos cuando decidimos hacer parte de esta, el lugar donde vamos a pasar el 70% de nuestro tiempo. Y es que pensamos que las empresas SOLAMENTE existen para producir dinero, pero a la final, si la empresa se cierra, no existe, ¿quienes pierden? ¿los accionistas? ¿La sociedad? ¿Nosotros?.

No deberíamos basar nuestro esfuerzo en hacer más ricos a otros, sino en conectarnos con el propósito superior de la compañía, que es verdaderamente el para qué existe ésta; y si aún como empresa no lo tienes, es el momento de hacer un alto en el camino y definir este elemento movilizador tan poderoso, no solo por tenerlo, sino hacer que se quede en el corazón de cada uno de los colaboradores, lo cual se ve evidenciado en la forma de actuar en el día a día.

Y es que a la final, esto impacta los resultados y la productividad, no es lo mismo levantarse todos los días para que la empresa genere más dinero, que para darle sentido a lo que hacemos, dejar huella en la sociedad, impactar personas que nos necesitan y hacer parte de algo más grande. La empresa no se debe enfocar en solo generar utilidades, además de ser eficiente y rentable económicamente, debe contribuir con su que hacer cotidiano al tema ambiental y al tema social.