Una sola estrategia: apostar por la Cultura

08/11/2017

Todas las empresas quieren ser innovadoras y altamente competitivas, todas quieren ser líderes del mercado y crecimientos que les den una mayor rentabilidad, todas sueñan con generar un valor agregado tan grande para sus clientes y aliados que nunca deban temer por las fluctuaciones de la economía y el mercado, sin embargo muy pocas trabajan para realmente convertirse en ellas.

Por ejemplo, innovar, innovar innovar, esa frase que llenó los departamentos de mercadeo, comunicación y administrativos sin crear un concepción real de innovación, queremos innovar en procesos, en productos, en diseño, en ensamble, en operación… no sabemos, pero queremos innovar no se abren espacios para que los colaboradores den ideas sobre cómo mejorar los procesos y cuando hablan no se les escucha, este es un claro ejemplo de cuando no se ha establecido una cultura que permita hacer realidad la estrategia del negocio.

Si se desea ser una organización innovadora y diferente, hay que empezar por establecer comportamientos que la faciliten, capacitaciones, espacios de design thinking, programas de desarrollo de ideas… espacios para escuchar cómo podemos mejorar.

Sucede lo mismo cuando decidimos apostar por ser competitivos, pero no somos consecuentes con los procesos, un ejemplo de esto es cuando no contamos con el equipo capacitado para el reto al que aspiramos, y no invertimos en su desarrollo ni capacitación… entonces queremos ser competitivos sin estar siquiera capacitados.

Y así podemos ver que existen muchas compañías que desean ser pero que no trabajan su cultura organizacional para lograrlo, sin un propósito, sin una estrategia de negocio ni una cultura que faciliten la realización de su deseo.

Es a eso a lo que nos referimos cuando decimos que: estrategia de negocio hay una sola y es apostar por la Cultura, porque cualquier producto es replicable, la tecnología se puede igualar y los servicios se imitan tan rápido que es difícil saber cuál fue el primero, y por eso el único elemento que hace realmente diferente, el único que puede transformarse en una ventaja competitiva es tu cultura y la identificación con un propósito, donde no importa ser el número uno, ni el mejor, pero sí importa afinar los procedimientos, los productos, porque inevitablemente este comportamiento te llevará a destacar por la calidad y de tu servicio, de tu producto, de tu empresa.

Por eso creemos en Revolucionar la cultura, en transformarla en Cooltura y en cambiar el mundo desde adentro, elevando el nivel de conciencia de nuestros colaboradores para que se comprometan con su aporte, con su día a día porque entiende el impacto que su labor tiene en sus compañeros, en la compañía y en el cliente.