Y que pase la siguiente…. La palabra INNOVACIÓN

11/03/2017

Las compañías tienen que reinventarse, adaptarse a las necesidades del mercado, trabajar permanentemente en la propuesta de valor para “sobrevivir en un mercado competido y agresivo´´.

Este es nuestro punto, claro que tenemos que tener la capacidad de proponer e inventar nuevas soluciones, pero estamos asustando a las personas en nuestras compañías con la palabra INNOVACIÓN. A veces el primer obstáculo es el lenguaje que empleamos en el proceso. Le decimos a nuestros colaboradores: Hay que innovar, estamos en zona de confort, generemos resultados extraordinarios. Hemos encontrado en muchas compañías que las personas están dispuestas a innovar pero ni siquiera entienden que significa la innovación, no saben por donde empezar. Y peor aún, algunos no saben que están innovando cuando verdaderamente lo hacen. Hoy queremos invitarlos a revisar, ¿Cómo están movilizando la innovación en las compañías? y a comprender cuáles son las barreras que a veces no permiten que ésta fluya como quisiéramos. Para darles algunos ejemplos: A veces la compañía no está en la capacidad de innovar porque tuvo un líder que tomaba todas las decisiones y las personas no aprendieron a cuestionarse, no desarrollaron un pensamiento crítico. En esta compañía no hay que trabajar la INNOVACIÓN, hay que desarrollar primero la valentía y el pensamiento crítico. En otra compañía se asocia tanto a procesos de tecnología que todos creen que tienen que inventar el próximo Google, de lo contrario no se sienten innovando, en este caso hay que retomar el lado simple de la innovación, mejora continua. Y por último en una compañía se declaran que no son innovadores porque no tienen los últimos productos del mercado en términos de tendencia, y la innovación quedó solamente para el departamento de mercadeo y diseño. Por eso creemos que antes de empezar cualquier proceso de intervención de cultura, debemos comprender muy bien la compañía. Nosotros usamos una metodología que a través de la antropología nos permite entender y definir el camino correcto. Busquen alternativas para que la ruta que vayan a recorrer en términos de innovación o cualquier capacidad vaya alineada con el comportamiento que tengan que movilizar para lograrlo. Pero  recuerden, alinear los esfuerzos con la estrategia de cultura para que todo esté articulado y se logre el impacto deseado y así cumplir la estrategia de la compañía.