top of page
Buscar

Diversidad no es igual a orientación sexual

Actualizado: 4 sept 2023


Desde hace un buen tiempo, en las organizaciones venimos escuchando, cada vez con más fuerza, el tema de Diversidad y la importancia de gestionarla dentro de las compañías. Asociamos diversidad netamente a la orientación sexual de nuestros colaboradores, pero es algo más grande y movilizador, y eso es precisamente un poco de lo que queremos hablar hoy.

Iniciando el 2023 fueron compartidas algunas de las tendencias que marcarían la pauta en temas de cultura organizacional durante este año, y una de ellas fue: Diversidad, equidad, inclusión y pertenencia (DEI&P).

Pero primero… Es importante entender bien, en el ámbito organizacional ¿qué significa diversidad, equidad, inclusión y pertenencia?

La diversidad implica vincular a nuestras empresas perfiles bien diferentes en múltiples planos, características que hacen únicas a las personas, desde su edad y género hasta su orientación sexual o religiosa, origen socioeconómico, tipos de discapacidades, entre otros.

La equidad se refiere al trato justo, acceso y promoción transparente. Habla de la igualdad, de tener las mismas oportunidades eliminando las barreras invisibles (los sesgos inconscientes, la desigualdad, la discriminación y exclusión social), incorporando, compensando y desarrollando estrategias de manera imparcial y ecuánime para todos.

La inclusión es la valoración de esa diversidad, entendiendo a cada uno como un ser único e irrepetible y que cada uno contribuye desde ese lugar propio. Es generar entornos que hagan que las personas se sientan bienvenidas, respetadas y valoradas.

La pertenencia es la consecuencia de las tres anteriores (diversidad, equidad e inclusión). Busca incrementar el nivel y el tipo de compromiso de los diferentes miembros claves, para que cada uno se sienta parte de la compañía.

Actualmente las compañías y los equipos de talento humano han puesto sobre la mesa y en sus agendas los temas de diversidad, cada vez más hay empresas compartiendo prácticas inclusivas y generando acciones intencionadas para desarrollar planes y estrategias de diversidad; a sus estilos y respetando sus políticas y parámetros, pero dándole la relevancia que requiere, a este tema que cada vez coge más fuerza en el mundo laboral.

Cuando hablamos de diversidad en las compañías nos limitamos a pensar que se refiere solo a un tema relacionado con la orientación sexual o género de una persona, y esta tendencia no apela solamente a eso ¿lo sabías?. Hablar de diversidad es hablar también de origen socioeconómico, edad, religión, discapacidades físicas, visuales, auditivas o de habla, inclusive, hablamos de diversidad cuando estamos teniendo en cuenta la manera en cómo las personas que hacen parte de nuestros equipos se identifican.

Debemos entender que no sólo se trata de centrar la mirada en cuán diversos somos dentro de esta organización, esto se trata de identificar aspectos importantes de equidad e inclusión y trabajarlos, de saber que la población activa laboralmente nunca había sido tan diversa, pues la fuerza laboral que se encuentra en muchas organizaciones ahora incluye hasta 5 generaciones diferentes y, que cada una de ellas tiene expectativas y necesidades distintas, pero que cada una desde su conocimiento y expertise aportan diferentes experiencias de vida, voces y habilidades de valor.

En este tema de diversidad en las organizaciones todos estamos aprendiendo, y en Caramelo Escaso nos alegra mucho, saber y conocer de primera mano que en los últimos tiempos muchas más compañías han comenzado a generar una mayor conciencia sobre la diversidad, equidad, inclusión y pertenencia, que cada vez hay más equipos de talento invirtiendo recurso (tiempo, personal, dinero) para materializar las estrategias y que lo que se escribe en el papel se lleve a la acción y, que cada vez hay más líderes que creen en el poder de la diversidad y en la cultura como movilizador del propósito.


Por:

Caramelo Escaso


22 visualizaciones2 comentarios

Entradas relacionadas

bottom of page