top of page
Buscar

La experiencia del Empleado, una nueva mirada para gestionar el talento humano


En los últimos años se ha puesto de moda la palabra experiencia del empleado, muchas empresas en todo el mundo la están gestionando de manera intencionada, siendo cuidadosos con los detalles y el proceso que implica para toda la organización y el impacto que esta tiene en la estrategia y los resultados.


El trabajo, toda una experiencia:

Empecemos por decir que pasamos más del 70% de nuestro tiempo trabajando; así es como invertimos la mayor parte de nuestra vida en una o varias empresas, ya sea como empleado o como empleador con el fin de obtener beneficios a cambio de cumplir con unos objetivos, de lograr resultados, de contribuir con nuestros talentos y agregar valor o finalmente con el fin de marcar la diferencia y dejar huella en los demás o en la sociedad. Trabajar es toda una experiencia donde se va forjando un camino de aciertos y aprendizajes, donde nos acompaña un equipo, creamos hábitos, rutinas, nos relacionamos, crecemos, nos vinculamos, a veces ganamos y en otras perdemos, unas veces estamos full motivados y en otras nos cuesta más.


La satisfacción laboral se convierte entonces en un indicador de gestión relevante para identificar qué tanto disfrutan las personas de ese lugar en el que pasan el mayor tiempo de su vida; y pone en alerta a la empresas sobre aspectos que tal vez no consideraban antes o que podían parecer distractores de los resultados. Así pues, quienes logren reconocer a esa persona como una persona integral que tiene sueños, hobbies, pasiones, familia, etc, logrará conectarse de manera genuina y trascender la barrera laboral para trabajar de la mano bajo un mismo propósito.


Pero ¿qué es entonces la experiencia del empleado?

Empecemos por aclarar que Experiencia del Empleado es el término "técnico", pero en Caramelo Escaso nos gusta hablar más de Gestión de Personas, pues eso somos: personas más que empleados.


Las organizaciones son personas, puede parecer muy obvio, pero cuando entramos a revisar los modelos estratégicos resulta que la persona (o el empleado) no se encuentra en el centro de las decisiones, este casi siempre se encuentra orientado a los clientes o usuarios. Estamos hablando de un enfoque que busca a través del ciclo de vida del "empleado" estructurar procesos centrados en las personas, lo que implica un cambio de mindset de las áreas y los líderes que se encuentran enfocados en los resultados.

La Experiencia del Empleado (EX) es la suma de todos los momentos que experimentan las personas en una organización desde que son candidatos potenciales y están buscando trabajo, hasta que salen de la organización.

Muchos podrían pensar que comienza desde el primer día de trabajo con la inducción; sin embargo, la búsqueda de empleo habilita los diferentes canales de la empresa como marca empleadora para conectar con las personas y “seducirlas” con su propuesta de valor; ese es el primer momento de verdad donde se generan expectativas e ilusiones, la autenticidad, la coherencia y la consistencia serán clave en esta ruta. De igual manera pasa en los demás momentos o puntos de contacto como la inducción, el plan carrera, las reuniones con su equipo y líder, como se conecta con sus pares, las celebraciones o eventos de equipo, los rituales, las sucesiones, etc, por mencionar solo algunos; incluso la experiencia se extienden hasta el momento en el que el empleado se retira de la compañía, considerando este paso como un cierre memorable.

En definitiva, gestionar personas es cultura, ya que estamos hablando de la forma como hacemos las cosas, como nos expresamos y relacionamos; los rasgos culturales son los que marcan la diferencia en la experiencia del empleado, movilizando la organización hacia comportamientos y procesos centrados en la persona.
La gestión de personas, un reto de toda la organización.

Se tiene la creencia que es el área de Recursos Humanos o de Talento los responsables de gestionar la experiencia del empleado; sin embargo para este caso, la responsabilidad es compartida entre todos aquellos actores que se relacionen de una manera u otra con los empleados y quienes deben procurar generar en todo momento experiencias memorables que conecten y motiven a las personas.


Finalmente es responsabilidad de todos en la organización mantener los diferentes puntos de contacto, procesos y momentos, alineándose con la realidad que se vive en el día a día, para incrementar el nivel de satisfacción laboral y compromiso, con el fin de fortalecer la conexión emocional entre la empresas y las personas.


Trabajar por cumplir es muy diferente a trabajar por convicción, cuando un empleado se siente parte de la estrategia, siente que es tenido en cuenta como persona, que a la empresa le importa su bienestar, su crecimiento y desarrollo, estará dispuesto a contribuir para lograr los retos estratégicos.

Escrito por: Caramelo Escaso

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page