top of page
Buscar

Tuya: crecimiento, cambio y Cooltura en acción


Analizar la cultura de una compañía bajo metodologías respaldadas por procesos antropológicos y ciencias del comportamiento nos permite entender de una manera más holística el estado actual de la organización, de su cultura, e identificar cuáles son las necesidades puntuales para los nuevos desafíos del negocio.


Hace 3 años con Tuya, medimos y llevamos a cabo una comprensión de su cultura, para esto fue importante que los líderes y la organización conocieran el camino, y cómo sus formas de comportarse impactaban al ecosistema. Esta inmersión nos permitió alinear la cultura y el propósito con la estrategia; una vez claro este punto, pasamos a identificar cuáles comportamientos habían hecho a Tuya una compañía exitosa, y cuáles eran los comportamientos necesarios para enfrentar los nuevos retos: sensibilidad por el cliente, trabajo colaborativo e innovación e Identificar las mentalidades y comportamientos en el tejido cultural de Tuya.


Ahora bien, para vivir estos comportamientos, necesitábamos líderes comprometidos y alineados, así que construimos juntos el modelo de liderazgo Tuya basado en las fortalezas y potencialidades del talento.


Tuya es una organización que le ha puesto foco a la cultura y la ha considerado como una gran ventaja competitiva. ¿Por qué? porque entendieron que cuando gestionan cultura, tienen las herramientas necesarias para crear una experiencia del empleado memorable, llevar a la organización a cumplir sus objetivos y marcar la diferencia.


La cultura como base

Una cultura ideal no es necesariamente una cultura perfecta y sin retos, la idealidad está, entonces, en construir un tejido que le de la capacidad al colectivo de tener los comportamientos necesarios para ejecutar su propósito y visión estratégica.


La naturaleza cultural de Tuya y la alineación en sus directivos, les permitió establecer un exitoso proceso de aculturación (proceso a través del cual, dos culturas chocan, se encuentran), a pesar de las condiciones a las que se vio enfrentada como resultado a las medidas de protección para enfrentar la pandemia de Covid-19.


Vivir su proceso hacia la transformación digital y la metodología ágil fue un reto al que sus colaboradores respondieron de manera positiva mientras desarrollaban las capacidades de construir juntos y diseñar hacia dentro lo que querían proyectar hacia afuera, generando así dinámicas de grandes resultados para sus empleados, socios y clientes.


Viviendo el proceso de transformación cultural.

En Caramelo Escaso estamos convencidos de la importancia de hacer mediciones periódicas de cultura para entender los cambios que se han presentado y así poder tomar decisiones en corto. Además la cultura no es una meta, siempre está en diálogo en un entorno cambiante. En el 2019, la compañía tomó una decisión importante: iniciar un proceso de transformación que implicaba un proceso de cambio a la metodología ágil pero con la convicción de convertirse en una verdadera organización cliente céntrica que alcance sus objetivos.


Las transformaciones culturales implican necesariamente un proceso. Pueden darse de forma orgánica o planeada, pero en ambos casos, implican la consecución de modificaciones y ajustes. Es clave contar con una comprensión de la cultura y poner un foco en los comportamientos que al moverlos pondrán más velocidad en el cambio que desea y vive la compañía, en este caso, pasar a una metodología ágil que apalanque los resultados.


Aculturación hacia la metodología ágil.

Durante su proceso de transformación Tuya logró de la mano de Caramelo Escaso implementar y hacer consciente cuáles serían esas rutas de acción claras de cultura, dónde deberían actuar y qué deberían hacer para alcanzar sus resultados.


La metodología ágil fue el punto de partida para la transformación cultural, para sus procesos de cambio en la forma de hacer las cosas, en el mindset de las personas, de ahí radica la importancia de entender qué tienen y qué necesitan como organización para lograr vivir su cultura deseada.


Como conclusión de este proceso, podemos identificar tres puntos importantes: adaptación, gestión de cambio y el rol del líder.


1. Adaptación:

En Tuya, las personas tenían muchas expectativas frente a la metodología ágil, lo veían como una solución y no como un punto de partida y más que un destino significaba cambiar la manera de hacer las cosas. Esto lo logramos identificar por medio del laboratorio social, y gracias a esta comprensión del entorno, en ese punto es que se pudo crear un plan de acción más aterrizado, que contuviera y mapeara cualquier emoción que surgiera por parte de los colaboradores y directivos en el proceso.

Nuestra principal misión es poder entregar insumos necesarios para llevar la cultura a la acción y pasar de los modelos complejos a soluciones prácticas que puedan accionar la cultura deseada.


2. Gestión del cambio:


El cambio, algo que puede ser considerado abrupto entre las formas de hacer tradicionales y las nuevas que implica la metodología ágil, puede ser entendido gracias a esta analogía como un proceso de aculturación, la cultura alrededor de este nuevo modelo estructural y metodológico de trabajo (que además también implica un cambio de las estructuras mentales) se impone de forma radical sobre la cultura alrededor del modelo tradicional de trabajo. Este cambio, como cualquier proceso de aculturación, produce sorpresa, incertidumbre, preguntas, rechazo o aprecio absoluto e incluso, miedo.


3. El rol del Líder

El líder principal de Tuya tiene un alto reconocimiento transversal y positivo en la organización; no solo como persona, sino por sus competencias, su visión estratégica del negocio, y la construcción de futuro.


En la gestión de la cultura de Tuya, fue muy importante tener líderes que movilizaran y tuvieran la credibilidad, que tuvieran la capacidad de reconocer los momentos en los que se debía inspirar y en los que se debía dirigir para evitar riesgos en la implantación de la metodología ágil.


La admiración que hoy genera el líder hace que los otros líderes de la organización lo vean y su deseo inconsciente sea apoyarlo, por eso es de gran importancia el ejemplo que da, para dirigirlos y orientarlos hacia el cliente. Pues como bien dice Carlos Villegas, líder de Tuya, “el agilismo es solo una metodología, el verdadero desafío es vivir la transformación cultural, modificar la forma como nos comportamos y para lograr ser una compañía verdaderamente centrada en el cliente”.


Nuestro principal aprendizaje

Resaltamos de este proceso el haber realizado una comprensión y medición de cultura (en 3 momentos), pues este ejercicio nos permitió entender dónde estaba Tuya como organización, la evolución en la apropiación de la cultura ágil y cómo debíamos alinear a las personas frente a los retos que se presentaban de acuerdo a las nuevas dinámicas al cambiar su forma de hacer las cosas. (Agilismo).


Hoy, después de haber cerrado esta etapa del proceso, entendemos que una cultura ideal no necesariamente es una cultura perfecta, sin retos ni brechas, por el contrario reconocemos que las culturas son reales cuando se viven en el día a día incluso con los desafíos que llegan. Ahora vemos (nosotros como aliados) y viven (ellos como colaboradores) el impacto y potencial que tiene generar consciencia, medir y gestionar su cultura, convirtiéndolos así, en una gran empresa que reconoce su cultura como una verdadera ventaja competitiva en el mercado.



93 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

bottom of page